Playa de los Alemanes en Zahara de los Atunes, Barbate

La playa de Zahara de los Atunes, también conocida como Playa de los Alemanes, entre los cabos de Gracia y de la Plata. Debe su nombre a que los  barcos alemanes se proveían en esta bahía durante la Segunda Guerra Mundial.  Se encuentra al sur de la provincia de Cádiz en un pequeño y curioso municipio del mismo nombre que la playa. Con más de 1.500 metros de largo y unos 50 de ancho, Zahara de los atunes es uno de los pueblos más importantes de Andalucía por su fantástico clima y la gran afluencia de turistas. Sus playas son claras, cristalinas y muy tranquilas. Tiene vistas al continente africano a lo largo de 8 km de costa.

En la playa de los alemanes se practican deportes acuáticos (surf, windsurf o kitesurf) y el volleyball playa. Por supuesto puedes encontrar pintorescos chiringuito y bares durante el verano y el invierno. Aunque fuera de la época veraniega es un lugar más tranquilo. Se la considera una de las mejores playas de Cádiz y sus puestas de sol son preciosas. Es muy tranquila, de arena fina y agua cristalina con un paisaje decorado con un bonito faro. Se extiende desde el cabo de la Plata de Cabo de Gracia

Los vecinos Barbate y los Caños de Meca antiguamente han trabajado en el enclave estratégico de la salazón, con una gran tradición marinera, pero  los tiempoes cambian y en los últimos años se ha enfocado más en el turismo, con buenos resultados. A lo largo del paseo marítimo puedes encontrar restaurantes especializados en pescado, mariscos y el tradicional atún de almadraba descalzos sobre la arena.

Esta zona costera de Zahara de los Atunes presume de arena blanca y fina, agua turquesa totalmente cristalina y todo ello rodeado de vegetación. Es una playa virgen en la que no encontrarás aglomeraciones, excelente para quien busca la paz y tranquilidad. Las únicas construcciones que puedes ver son algunas casas de lujo, en general el pairaje y el entorno natural está muy bien cuidado.

Esta playa es la más grande de Zahara de los Atunes. Se sitúa al lado de una montaña, por lo que es el lugar perfecto cuando hay viento de levante. Es un poco difícil acceder a la playa y para ser sinceros carece de muchas comodidades que si tienen otras playas, pero que eso no te quite las ganas de visitarla. Porque descubrirás unas picinas naturales que se forman entre las rocas afiladas, que se llaman “nido del refugio subterrano”. Este nombre se debe a la belleza de las bahías que forman entre las rocas de los rompeolas. Sin dudas son bahías muy románticas, perfectas para enamorados.

Es recomendable visitar la playa tanto en invierno como en verano.